Comunitarios de Prado Oriental se convertirán en policías, fiscales y jueces, por Ola delictiva y falta de autoridad.

Comunitarios de Prado Oriental se convertirán en policías, fiscales y jueces, por Ola delictiva y falta de autoridad.

POR FRANCISCO PORTES B.- La comunidad de Prado Oriental, en Santo Domingo Este, (Juntas de vecinos, comerciantes, iglesias y trabajadores en general) debido a la situación que se vive por la Ola de atracos y robos de todo tipo ha decidido convertirse en Policías Fiscales y Jueces, para enfrentar y frenar a la vez a los malhechores que azotan a los residentes a toda hora del día y la noche, con las diferentes modalidades de la delincuencia.

Dicho sector, de ser una zona exclusiva ha pasado a convertirse en barrio un cualquiera y vivir atrincherado para evitar ser atacado por los delincuentes que tienen como modus operandi el robo y los atracos, sin que se sienta la presencia policial a ninguna hora del día y la noche, así como los ruidos estridentes emitidos por la música fuera de los decibeles permitidos por la Ley y tolerados por los humanos.

Cada semana, según los comentarios y denuncias los residentes se producen más de ocho asaltos y robos, casos que se materializan mientras las personas caminan por las calles para salir a sus diversas actividades o mientras esperan el servicio de un taxi que ya han solicitado, también cuando van entrando a sus viviendas y en ocasiones penetran al interior cuando ya están dormidos.

Los comerciantes de la zona están expuestos a que sus comercios sean atacados y despojados en cualquier momento, poniendo en alto riesgo las vidas de quienes se encuentren en su interior o las proximidades, sean empleados o clientes, como fue el caso del Colmado Plaza 9-11 recientemente asaltado y su componente y usuarios tirados al piso por los delincuentes.

Por las razones expuestas se hace un llamado urgente al Ministro de Interior y Policía, Jesús (Chu) Vásquez Martínez y al Director General de la Policía Nacional, mayor general Eduardo Alberto Then cumplir con su rol de protección a la ciudadanía, para que la misma pueda desarrollar sus actividades en un espacio de convivencia de paz y armonía.

Francisco Portes